viernes, 2 de febrero de 2018

Mokolodien negua / Un invierno de picogordos



Neguro iristen dira gurera Europako ipar eta erdialdetik datozen hegaztiak, sasoiari dagokion gogortasun klimatikotik ihesian. Hegazti hauetako batzuk, guretzat ezagunak diren espezietakoak izan ohi dira, txantxangorri edo txonta arruntaren kasu, eta orduan iritsi berriak bertakoak diren populazioei gehitzen zaizkie; beste batzuk ordea, negu sasoia dirauen bitartean bakarrik egongo dira gure artean, ondoren bere ugaltze-eremuetara itzultzeko. Horrela jokatzen dute birigarro txikia, garraztarro erregea, zelai-gurita, mendi txonta, eta beste hainbat, haien artean sarrera honen protagonista den mokolodia (Coccothraustes Coccothraustes).

Todos los inviernos llegan a nuestra comarca aves procedentes del centro y norte de Europa escapando de los rigores climáticos propios de esta época. Algunas de estas aves pertenecen a especies que ya conocemos como petirrojos o pinzones vulgares que engrosarán sus contingentes al sumarse a las poblaciones residentes; pero otras especies solamente permanecerán con nosotros estos meses invernales y después regresarán de nuevo a sus áreas de reproducción: zorzales alirrojos y reales, bisbitas pratenses, pinzones reales, treparriscos, y entre otros muchos más el protagonista de nuestra entrada, el picogordo (Coccothraustes Coccothraustes).

Picogordo en Murga

Nahiz eta noizbait aleren bat ikusia izan den ugal-sasoian, mokolodia, ez da gure bailaretan ugaltzen, ezta Euskal Herriko besteetan ere, eta halakorik egin badu, sakabanatuta eta bakan izan da.

Aunque en alguna ocasión se han visto ejemplares durante la época reproductora, el picogordo no cría en nuestros valles ni tampoco en el resto del País Vasco, o si cría o ha criado lo hace de manera dispersa y en escaso número.

Picogordo alimentándose de frutos del espino albar en la Sierra Salavada
Mokolodiak saldo txikitan elikatzen ikusiko ditugu, edo zuhaitz baten adar garaienetan pausaturik, beti izuti eta iheskor. Nahiz eta ohikoa gure landetan, sekula ez da ugaria izaten, oraingoa bezalako negu batzuetan izan ezik. Negu bakoitzean maiz ikusia izaten den Maroño urtegiko inguruak bezalako leku batean, aurten ehundik gorako alez osatutako saldoak zenbatu izan dira, eta Gorobel mendatean ikuserraza izaten ari da elorri zuriaren fruituaz elikatzen dagoelarik.

A los picogordos les veremos alimentándose en pequeños bandos, descansando en las ramas más altas de un árbol, siempre esquivos. Aunque habitual en nuestras campiñas no es abundante, a excepción de algunos inviernos como el presente. Un lugar donde es frecuente observarle cada invierno, como son los alrededores del pantano de Maroño, este año se han llegado a contar bandos formados por un centenar de individuos y en la Sierra Salvada es fácil su observación mientras se alimentan de los frutos del majuelo.



Hegazti honen berezitasuna, izenak agerian uzten duena, 50 kg-tako presioa baino handiago egin dezakeen moko sendoa da. Zomorroz, eta zuhaitz eta zuhaixken kimuz elikatu daiteke, baina bere mokoaren indarrak, beste txori espezie txikiek erabili ezin ditzaketen baliabide berezia ahalbidetzen dio: azal gogorreko fruitu nahiz haziak, haritz, pago, elorri, lizarrek eta abarrek eskainiak. Egunetik egunera ugariagoa bihurtzen ari den baliabidea, azken hamarkadetakobaso eta sasitza azaleraren handitzearen ondorioa.


Lo que le hace peculiar a esta ave es, como indica su propio nombre, el robusto pico capaz de ejercer una presión superior a los 50 kilos. Se puede alimentar de insectos, brotes de árboles y arbustos pero la fuerza de su pico le permite acceder a recursos de difícil acceso para otros pájaros de pequeño tamaño: frutos y semillas de cáscara dura de robles, hayas, espinos albares, fresnos, etc.; un recurso cada día más frecuente dada la creciente matorralización y el aumento de la superficie forestal de las últimas décadas.

Picogordo en el comedero de la casa de Peru en el centro de Amurrio






miércoles, 17 de enero de 2018

IGEL JAUZKARIA LARRINZARREN.

Igel jauzkaria, Rana dalmatina

IGELA JAUZKARIA LARRINZARREN.
 
Gehitu epigrafea

Bitxia da. Odol hotzeko piztiak izanik, igel jauzkariek erraietako beroaldia negu betean sentitu izatea harritzekoa izango da, baia hala da, eta gurean hotza baino hezeagoa izan ohi den sasoi honetan ospatzen dituzte bere ezteiak. Eta horri esker, naturaren ikuskizun honen lekuko izan nahi dugunok, igelak biltzen diren putzuetara hurbiltzen garenean, Salbadaren gain elurtuak aurkitzen ditugu paisaiaren bigarren plano ezin hobe bezala, tarteka suertatzen diren goiz argitsu zoragarri horietako batean.



Estreinako aldiz Peruk “Larrinbeko arian” igela aurkitu zuenetik, hamabi bat urte daramazkigu igel jauzkariaren jarraipena egiten, bereziki bere ugaltzeko sasoian. Apurka apurka joan gara igelaren banaketa eta populazioa zehazten, errunaldietarako darabilten putzuak aurkitzen eta aztertzen… baina asko dira oraindik bere bizitzak sortzen dizkigun ezezagunak. Urteotan tamalez ikusi behar izan dugu nola ur putzu batzuk desagertzen ziren, garapen urbanistiko edo abelazkuntza intentsiboaren ondorioz, eta hala ere igelaren bizirauteko gaitasun izugarri eta moldagarriak pozez bete gaitu.



Igel jauzkaria babestutako espeziea da, estatuan “Arriskutan” bezala, eta Euskadin “Kaltebera” bezala aitortuta dago. Atlantiar Europan arrunta eta zabaldua izan arren, estatuko populazioak isolatuta daude eta ondorioz balio berezikoak dira. Basikoki Nafarroan, Araban, eta Urduñan aurkitu daitezke, hegoaldeen dauden igel jauzkariak direlarik. Jatorrizko igelaren bizilekua bailara azpiko hariztiak baziren (Orgikoa bezala, Ultzaman, Nafarroan), Euskadin inguru horiek erabat eraldatuak izan dira, gure igela nolabait eta ozta-ozta landa atlantiarrean bizitzera moldatu delarik. Aiaran landa paisaiaren egoera onak azalduko luke igelaren biziraupena gure eskualdean. Garapen urbanistikoek eta nekazal ustiapenen industrializazioak mehatxatutako landa, hain zuzen.


Aiarako populazioak hainbeste urteetan jarraitu eta gero, igel aleen kopurua nahiko egonkor ikusteak lasaitasun puntu bat ematen digu. Baina hala ere, gure igelaren etorkizuna kolokan darrai. Landa urbanizatzeko egindako egitasmoak, paisai honek berezkoa duen mosaiko egituraren kontrako ekintza oro (seto eta heskaien mozketa, linderoen “garbiketa”, ibaiertzetako basotxoen mozketa…), ur-putzuen degradazioak (eskonbrerak, purinak…), pestizida eta herbiziden erabilpena… Aiarako bioaniztasuna orokorrean eta bereziki igela bizi irauteko oztopoak dira. 

Duela zenbait urte Aranzadi Zientzi Elkartearekin elkarlanean hasi ginen. Horri esker, igel jauzkaria helburu bezala izan duten zenbait ikerketa eta ekintza egin ahal izan dira. Horien artean, agian arrakastatsuena eta gutxieneko ikusgarriena, Urduñako udalarekin sinatutako hitzarmena izan da, Larrinzarren maiz urgaineztatzen ziren zelaietan putzuak sortzeko. Urte batzuk pasata, lehen leku egokiaren faltan ugaldu ezin zitekeen igel populazioa ugaritu egin da, 500-dik gorako eme kopurua izatera. Era berean, behin-behineko putzu hauen sorrerak, eta berez dagozkien landaretzaren agerpenak, hegazti eta intsektuen aniztasuna biderkatu ditu, sorgin-orratzena bereziki (Odonatoak).


Igelak izutiak eta gautiarrak izanik ez dira ikusteko errazak. Baina neguko goiz argitsu batean Larrinzarrera hurbilduz gero, han ikusiko ditugu bere maitasun gauen ondorioa. Arrautzez osatutako multzo likatsu garden batzuk, maiz urpeko landaretzari itsatsiak. Bakoitzatik 600-700 zapaburu txiki aterako dira, bai, baina horietako gutxi batzuk baino ez dira helduak izatera iritsiko.


Urte guzti hauetan lagun taldetxo bat saiatu gara igelaren ugalketa sasoian putzu bakoitzaren errunaldien kopurua zenbatzen. Gure kabuz egiten dugu, gure aisialdian, inongo erakunderen laguntzarik gabe, nahiz eta gero emaitzen berri erakundeei jakinarazi. Garrantzitsua baita ezjakintasunak ez dadin aitzakia izan igela kaltetzeko. Baina putzu berriak aurkitu ahala (eta hori berri ona da), gero eta zailago zaigu guztien jarraipena egitea. Beraz, laguntza emateko prest egonez gero, jar zaitezke harremanetan blogarekin.


Es curioso. Ser una bestezuela de sangre fría y sentir calor en las entrañas en mitad del invierno es para asombrarse, pero es lo que hay. Así que la rana dalmatina celebra sus bodas en esta estación que acostumbra a ser más húmeda que fría. Gracias a ello, los que queremos ser testigos de ese evento, cuando nos acercamos a las charcas en las que se concentran las ranas en alguna de esas preciosas mañanas luminosas con que el invierno a veces nos regala, contemplamos las nevadas cimas de la Sierra Salbada como inmejorable telon de fondo. 


Desde que por priemera vez Peru se encontró con la rana ágil (Rana dalmatina) en el “Aria de Larrimbe”, llevamos unos doce años haciendo un seguimiento de la especie, sobre todo en su periodo reproductivo. Poco a poco hemos ido definiendo la población y distribución de la rana, localizando y caracterizando las charcas que usa para sus puestas… pero aun son muchas las incógnitas que nos plantea su ciclo vital. En estos años hemos asistido por desgracia a la desaparición de algunas de sus charcas como consecuencia de desarrollos urbanísticos y de la ganadería intensiva, y aun así la tremenda y adaptable capacidad de supervivencia de la rana nos llena de satisfacción.

La rana ágil es una especie protegida, catalogada como “En Peligro” en el estado y como “Vulnerable” en Euskadi. Aunque extendida y común en la Europa atlántica, las poblaciones del estado se hayan aisladas y en consecuencia tienen un valor especial. Se encuentra básicamente en Nafarroa, Araba y en Urduña, siendo las poblaciones más sureñas de la especie. Si bien el hábitat original de Rana dalmatina eran los robledales de fondo de valle (como en el robledal de Orgi, en Ultzama, Nafarroa), en Euskadi este hábitat ha sido profundamente alterado, y nuestra rana ha debido adaptarse de algún modo a vivir en la campiña atlántica. El buen estado en general de nuestra campiña explicaría la supervivencia de la rana en Ayala. Esta campiña amenazada por proyectos urbanísticos y por la industrialización de las actividades agropecuarias.

El constatar tras tantos años haciendo seguimiento de la especie que sus efectivos se mantienen relativamente estables nos da un punto de tranquilidad. Pero el futuro de nuestra rana sigue estando en cuestión. Cada proyecto para urbanizar la campiña, cada acción que empobrezca la estructura en mosaico propia de este paisaje (desbroce de setos, limpieza de linderos, tala de bosques de ribera…), cada charca degradada (vertidos de escombros, purines…), el uso de pesticidas y herbicidas… son tantos obstáculos para la supervivencia de la biodiversidad ayalesa en general y de la rana ágil en particular.

Hace ya varios años que empezamos a colaborar con la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Gracias a esa colaboración, se han realizado varios estudios y actuaciones centradas en la rana ágil. Entre ellas, tal vez la más exitosa, y en cualquier caso la más visible ha sido el convenio firmado con el ayuntamiento de Urduña para crear varias charcas en unas prados encharcadizos en Larrinzar. Pasados varios años, hemos visto cómo una población de rana ágil que apenas podía reproducirse por falta de lugares apropiados ha crecido hasta superar el número de 500 hembras. Simultáneamente, gracias a la creación de estas charcas temporales y a la aparición de su vegetación asociada la variedad de aves e insectos se ha multiplicado, en especial en el caso de las libélulas. 


Al ser nocturna y huidiza, la rana ágil no es fácil de ver. Pero si una mañana luminosa nos acercamos a Larrinzar, podremos contemplar sin problemas el fruto de sus noches de amor. Unas masas gelatinosas transparentes formadas por sus huevos, a menudo ensartadas en la vegetación sumergida. De cada puesta nacerán entre 600 y 700 renacuajos, sí, pero solo unos pocos de ellos llegarán a la vida adulta.

Todos estos años un pequeño grupo de amigos hemos intentado controlar el número de puestas de cada charca a lo largo del periodo reproductivo. Lo hacemos por nuestra cuenta, en nuestro tiempo libre, sin ayuda de ninguna institución, aunque luego las informamos de los resultados. Es importante que la ignorancia no sea excusa para acciones que puedan perjudicar a la especie. Pero a medida que encontramos más puntos de reproducción (lo cual es buena noticia), cada vez nos es más complicado llevar a cabo su seguimiento. Así que si alguien esta dispuesto a echar una mano, puede ponerse en contacto a traves del blog.


Patxi Aiaratik









miércoles, 3 de enero de 2018

Una excursión por el macizo Ganekogorta-Galarraga. Ayala con vistas al mar.

El macizo del Ganekogorta-Gallarraga cierra la Tierra de Ayala por el norte, formando una gran barrera que se levanta sobre el valle de Okondo y el valle de Laudio. Al norte, las Encartaciones vizcaínas y el Gran Bilbao comparten con la Tierra de Ayala este macizo montañoso.


El macizo de Ganekogorta-Gallarraga está rodeado de valles muy poblados y humanizados, con el núcleo urbano del Gran Bilbao a la cabeza. Constituye una isla montañosa en medio de valles profundamente modificados por el hombre, un reducto montaraz en un mar de valles, pueblos y ciudades profundamente transformados por la actividad humana. 





Por ello nos resulta llamativa la naturaleza que alberga, sobre todo la ligada a los paisajes de los matorrales y rasos de altura. La presencia en nuestra comarca de otros montes y sierras más llamativos desde el punto de vista naturalístico y paisajístico como Salvada o Gorbeia, nos hace a veces mirar con cierta indiferencia a las alturas del macizo del Ganeko. Tenemos que reconocer nuestro error, ya que un paseo por estas alturas siempre es gratificante.   

A finales del pasado mes de agosto hicimos una excursión el macizo Ganekogorta-Galarraga. Partimos del barrio Ugalde de Okondo y ascendimos hacia el norte. 




El arroyo Ugalde baja casi seco, situación bastante normal a estas alturas del verano y más teniendo en cuenta que aquí se encuentran las tomas de agua que abastecen al municipio de Okondo. El arroyo está acompañado de un escueto bosque de ribera formado por una fila de alisos, Alnus glutinosa, formado una estrecha galería. La parte inicial del trayecto discurre por la franja de roca caliza que desde Llodio aflora en dirección este – oeste. 
Río Ugalde



Es en estas calizas donde se encuentra la cueva de Mariazulo, donde en el año 1930 Jose Miguel de Barandiaran encontró restos óseos humanos que posteriormente se perdieron. Félix Murga visitó posteriormente en los años 70 la cueva que albergaba el yacimiento arqueológico.


Ascendemos por las pistas abiertas para la explotación forestal de las plantaciones de pino insignis que ocupan la mayor parte de la superficie del monte. 

El MUP de Okondo está repoblado mayoritariamente con Pinus radiata.  

La ladera sur del macizo Galarraga-Ganekogorta es en casi su totalidad monte público perteneciente al Ayuntamiento de Okondo, incluido en el catálogo de Montes de Utilidad Pública. Observamos como una masa importante de pinar está dañada por efecto de una granizada ocurrida este verano.  





Hay zonas del monte donde no se han llevado a cabo plantaciones de especies de crecimiento rápido y la vegetación está evolucionando de manera espontánea. Crece un matorral alto típicamente atlántico de áreas un tanto termófilas, recordando que nos encontramos en la solana del macizo montañoso, formado por borto o madroño, (Arbutus unedo) brezos (Erica lusitanica, Erica cinerea, Erica vagans, Daboecia cantabrica), labiérnago (Phyllirea latifolia), laurel (Laurus nobilis), o zarzaparrila o hierba bruja como se la conoce en Ayala (Smilax aspera)


Matorral alto termoatlántico
Grandes pies de castaño (Castanea sativa) nos recuerdan la importancia que tuvo este árbol en la comarca como fuente de riqueza y alimento; el monte de Okondo no fue una excepción como ya comentamos en la entrada de este blog sobre el castañar de Miñaur; hoy en día la especie sigue bastante castigada por las enfermedades como el chancro o la tinta del castaño.




Grandes castaños secos jalonan la subida.

También nos encontramos con pequeños bosquetes de roble marojo o melojo, denominado también tocorno, Quercus pyrenaica, típico de las solanas de las zonas montanas de sustrato silíceo del País Vasco. Conforman el hábitat de interés comunitario denominado robledales galaico-portugueses con Quercus robur y Quercus pyrenaica (9230). En montañas como el macizo del Gorbea, la sierra de Elgea o los montes de Izki forma importantes extensiones de bosque, de estructura bastante simple y edad joven, ya que el uso para madera, leña o carbón tuvo mucha importancia hasta hace pocas décadas.

Hojas de Q pyrenaica fotosintetizando

Las hojas de Quercus pyrenaica se caracterizan por tener los lóbulos muy marcados y su pilosidad. 

Las bellotas son sésiles o casi sésiles, con pedúnculo muy corto.

En los brezos liban varias especies de mariposas como Lampides boeticus, o Maniola jurtina, especies comunes y bastante frecuentes a nuestro paso. 

Lampides boeticus

Lampides boeticus

Lampides boeticus
En medio de la pista apreciamos la señal dejada por algún pequeño carnívoro, seguramente un raposo, que se hace presente mediante los excrementos que deja sobre una piedra del camino.



Entre plantaciones de pino insignis llegamos a una encrucijada de caminos, prosiguiendo la ascensión hacia la zona de cumbres. Ya saliendo de los pinares y el bosque nos encontramos con un rebaño de vacas terreñas que pastan en esta zona, aprovechando los pastos y matorrales de altura de Erica arborea.






Terreña


También un rebaño de cabras se asoma a la cresta de la montaña. Como decimos, la zona superior del macizo de Ganekogorta tiene un marcado carácter montano, en la franja de terreno situada por encima de los 700-750 m. La vegetación está formada por pastos acidófilos con Agrostis curtisii y un brezal-argomal de porte bajo.  Conforman los hábitats de interés comunitario “brezales secos europeos” (4030), y “formaciones herbosas con Nardus stricta, con numerosas especies, sobre sustratos silíceos de zonas montañosas” (6230*)





Brezales con Erica vagans y Erica cinerea, hábitat 4030

Vista sobre la ladera sur del Ganekogorta, por donde hemos subido. Plantaciones de pino y bosquetes de marojo. 



En estos matorrales divisamos algunos ejemplares de escribano cerillo (Emberiza citrinella), ave de carácter montano de zonas abiertas con matorral de cierto porte.


Escribano cerillo (Emberiza citrinella)

También nos deleita con su presencia un bando de chovas piquigualdas (Pyrrhocorax graculus) que obtienen  alimento de los coleópeteros que viven en las boñigas de las vacas terreñas. Los buitres leonados (Gyps fulvus) campean sobre el cordal del macizo, haciendo un movimiento este- oeste y viceversa.

Chovas piquigualdas vuelan sobre los pastos de altura.

Gyps fulvus
Sobre los helechos se posan ejemplares de la mariposa Aglais io y sobre las piedras observamos varios ejemplares de Coenonympha pampilus, también posadas en el suelo vemos varios ejemplares de la mariposa Hipparchia semele, especie ligada a hábitats abiertos, de pastos.

Aglais io

Coenonympha pampilus

Coenonympha pampilus

Hipparchia semele

Llegamos al cordal cimero y divisamos cerca la cima del Monte Ganekogorta de 999 m. de altitud, cima emblemática de Bizkaia y monte bocinero, una de las cinco cimas desde la que se convocaba a las Juntas Generales de Bizkaia.

A la izquierda cima del Ganekogorta
El monte público de Okondo llega hasta el cordal cimero, desde donde se divisa una bonita vista de la ría de Bilbao y el Abra; estamos en Ayala, pero con vistas al mar

Mojón que delimita el monte público de Okondo en el cordal cimero
Vista sobre Bilbao y El Abra
El rebaño de vacuno terreño se alimenta en estos pastos de altura; mantienen el hábitat de interés comunitario prioritario "formaciones herbosas con Nardus stricta, con numerosas especies, sobre sustratos silíceos de zonas montañosas” (6230*). 

Uno de los principales retos de la conservación de los hábitats de pastos y matorrales de montaña en el ámbito cantábrico es definir el rango de la carga ganadera que es necesario que soporten para, por un lado, garantizar su mantenimiento y por otro lado evitar su sobreexplotación. Además de alcanzar un estado adecuado de conservación de las comunidades de fauna que albergan. Teniendo además en cuenta que esa carga la proporcionan explotaciones ganaderas de muy diversa índole, desde las profesionales hasta de las de carácter mixto, que, en muchas ocasiones, necesitan disponibilidad de espacios de pasto que justifiquen las ayudas que reciben de los fondos de la Política Agraria Común. Todo ello en un contexto de espacios de montaña, con usos ancestrales regulados por ordenanzas en muchas ocasiones de carácter histórico. 






El proyecto Life "Oreka mendian", subvencionado con fondos de la UE, que se desarrolla en el País Vasco actualmente y hasta el año 2021, pretende aportar información para responder a este reto. Los socios que desarrollan el proyecto son las tres Diputaciones Forales, el Gobierno Vasco a través de la Fundación HAZI, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Tecnológico NEIKER-Tecnalia, la Sociedad Pública de Gestión Ambiental IHOBE del Gobierno Vasco, así como la Euskal Herriko Laborantza Ganbara de Iparralde y la entidad Conservatoire d'espaces naturels de Aquitanie. Estaremos atentos a sus trabajos.

Seguimos por el cordal cimero en dirección oeste hacia el monte Galarraga. Una pequeña charca temporal usada por el ganado para abrevar aporta una nota discordante a estos rasos. Las vacas se agolpan en la charca para beber lo que provoca que el agua esté turbia y sucia. También usan estos pastos de altura rebaños de yeguas y ovejas, éstas últimas se refugian del calor en el pinar cercano, ya en la vertiente vizcaína. Disfrutamos de las vistas en este día espectacular.





El Plan Territorial Sectorial (PTS) de la Energía Eólica del País Vasco, es el Plan del Gobierno Vasco que planifica el desarrollo de los parques eólicos en la CAPV. En este cordal montañoso se prevé la construcción de un parque eólico con 20 aerogeneradores, entre la cima del Ganekogorta y la cima del monte Gallarraga que jalonarían este cresterío. Ciertamente, si el proyecto se llegase a aprobar y ejecutar, sería la puntilla al atractivo paisajístico de esta montaña. 

Continuando por el cordal hacia el oeste llegamos a la cima del monte Pagero de 791 m. de altura, y continuamos descendiendo hacia el amplio collado entre el Ganeko y el Gallarraga. Grandes superficies de brezales en flor ofrecen un espectáculo para la vista y el olfato. Los brezales están dominados por Erica cinerea y Erica vagans


Cima del Pgero

Vista desde Pagero hacia Galarraga. A la derecha bosque de robles y castaños en el municipio de Güeñes.

Erica vagans


Brezales con E vagans y E cinerea

Aquí están presentes algunas especies de aves típicas de los matorrales abiertos de zonas montanas como la collalba gris (Oenanthe oenanthe) 


Collaba gris
También están presentes varias especies de mariposas como ejemplares del género Boloria que liban en matas de Erica cinérea, del género Erebia, mariposas ligadas a zonas de montaña y de climas fríos y Lasiommata megera, especie común que vuela en dos generaciones anuales.



Boloria sp

Lasiommata maera

Lasiomatta megera

Por una acanaladura del cantil norte del Gallaraga nos encaramamos hasta su cima de 901 m. de altitud. Durante la subida un cernícalo común (Falco tinnunculus) campea por el cordal cimero y sus inmediaciones a la búsqueda de pequeños micromamíferos y otras presas. En estos cantiles orientados al norte del monte Galarraga se han descrito algunas especies de flora de interés por su escasa presencia en la CAPV. Son plantas de pequeños tamaño adaptadas a los suelos de carácter ácido y a los rigores climáticos de etas alturas. El helecho Huperzia selago es una de ellas. 


Falco tinnunculus campeando sobre la cima del Galarraga

Cantiles norte del Galarraga
Desde la cima disfrutamos de amplias vistas desde el macizo de Gorbea al este hasta los valles de las Encartaciones al oeste. Se divisa con claridad el barrio de Santa Lucía en Llodio asentado en la ladera sur del monte Kamaraka donde se ubica la iglesia de Santa María del Yermo en Laudio. En este lugar se han llevado a cabo varias campañas de prospección arqueológica con resultados muy interesantes ya que se han encontrado restos de edificaciones con una serie  cronológica que lleva hasta el siglo IX o X, con enterramientos lo cual da una idea de la importancia histórica de este asentamiento.




Vista hacia el oeste. Valle medio del Cadagua.

A la derecha monte Eretza y Montes de Hierro, de Triano, biotopo protegido. En primer término cordal del Galarraga y abajo a la izquierda Sodupe (Güeñes).

Hacia el este, Gorbeia al fondo. En segundo plano barrio santa Lucía de Laudio y al la izquierda monte Kamaraka
Bajamos por el cordal del monte Galarraga que desciende desde la cima hacia el sur entre brezales floridos donde volvemos a ver ejemplares de mariposas del género Hipparchia libando.



Hipparchia libando en el brezo

Extensos brezales con Erica vagans y Erica cinerea cubren la cara sur del monte Galarraga
La tala a matarrasa de un monte de pino insignis y las labores forestales asociadas dejan desnudo el suelo. Los restos de broza se han recogido y empaquetado para su posible uso como combustible, etc… La explotación silvícola intensiva necesita de una densa red de pistas de acceso y saca que suelen modificar la escorrentía natural de las laderas del monte.

Según los datos del último Inventario Forestal (2016), en el municipio de Okondo hay 1468 hectáreas plantadas con Pinus radiata, de las cuales el 27%, esto es, 396 hectáreas, son de propiedad pública del Ayuntamiento.


El suelo queda desnudo tras el aprovechamiento a hecho.
El marojo, Quercus pyrenaica, se extiende por la ladera gracias a su capacidad de rebrote de raíz de manera que  va conformado una almohada de porte bajo, casi rastrero, que va tapizando el terreno. Según el Inventario Forestal de 2016 en el municipio de Okondo hay 27 hectáreas de marojales de Q. pyrenaica, de las cuales 3 hectáreas son monte bajo. De las 27 hectáreas, 14 son de propiedad pública, el 54%.


Rebrote de raíz de Quercus pyrenaica
Por esta zona cimera discurrió en la Guerra Civil el denominado Cinturón de Hierro de Bilbao, línea de defensa fortificada levantada por el Gobierno Vasco para defender la capital vizcaína ante el avance de las tropas franquistas sobre Bilbao. Actualmente el Gobierno Vasco está tramitando su declaración como Bien Cultural Calificado. 

Plano del ámbito del Cinturón de Hierro de Bilbao en la zona sur de Galarraga-Ganekogorta a proteger como Bien Cultural 1

Plano del ámbito del Cinturón de Hierro de Bilbao en la zona sur de Galarraga-Ganekogorta a proteger como Bien Cultural 2
Perdiendo altura nos volvemos a internar en zona boscosa, esta vez son plantaciones de abedul. Aquí descubrimos algunos ejemplares de la mariposa Minois dryas, que se caracteriza por su color marrón oscuro salpicado de ocelos azules. Más adelante pasamos junto a plantaciones de otras coníferas como cedro del Atlas (Cedrus atlantica) y secuoyas (Sequoia sempervirens), también en el monte de Okondo. 




Plantaciones de abedul Betula sp, Ganekogorta al fondo.

plantaciones de cedro del Atlas (Cedrus atlantica)


Plantación de secuoyas (Sequoia sempervirens)


Minois dryas
Seguimos descendiendo y llegamos al barrio de Landeta donde vuelve a aparecer el paisaje de campiña atlántica, con pastos, setos y bosquetes de frondosas.



Paisaje de campiña atlántica en Untzaga 

Desde aquí tenemos una buena vista sobre Okondogoiena con la iglesia y el barrio de San Román.


  
iglesia y barrio de San Román

La excursión va llegando a su fin pero antes de terminar un edificio nos deparará una sorpresa que pone el broche de oro a este día; en su interior descubrimos una colonia de murciélagos bastante numerosa; son murciélagos grandes de herradura (Rinolophus ferrumequinum), con algún murciélago ratonero pardo (Myotis emarginatus), asociación frecuente y que también la hemos encontrado en otros puntos de nuestra comarca.









Como hemos visto, el macizo Ganekogorta-Galarraga bien merece una excursión para disfrutar de su paisaje y de sus valores naturalísticos e históricos, seguramente muchos de ellos todavía por descubrir. No conocemos estudios específicos de carácter naturalístico, cultural, etnográfico o histórico que aborden el ámbito del macizo Ganekogorta-Galarraga de manera global, como un todo, más allá de fronteras administrativas. Seguramente una mirada amplia y conjunta daría como resultado un realzamiento y un mayor reconocimiento de sus valores. Lanzamos el guante... 


Gustavo-Xabi